¿Qué son los discos y qué función tienen?

Los discos intervertebrales son unas almohadillas (cartílago) que se encuentran entre las vértebras. Su función es amortiguar y distribuir las cargas durante el movimiento. Son flexibles y resistentes y en su mayoría (95%) están compuestos por agua. Tienen dos partes, el núcleo y el anillo fibroso que lo rodea. Se nutren e hidratan con el movimiento. Mantenerlos hidratados (con una buena altura) es esencial para que cumplan su función de amortiguación.

La quiropráctica eliminando las subluxaciones vertebrales ayuda a mantener la columna sana y con un buen movimiento lo que favorece la nutrición de estos discos.

¿Qué son las Hernias discales y porqué se producen?

La hernia discal es una condición en la que el disco se desplaza fuera de sus límites. La hernia crea un debilitamiento de la estructura del disco impidiendo que cumpla con sus funciones y en consecuencia, la columna vertebral pierde movilidad y los discos nutrición.

Una perdida en la curva de la columna vertebral y/o  provoca que el peso del cuerpo no se reparta adecuadamente y que las vértebras estén en una posición incorrecta sobre los discos, dañandoles. Esta presión de forma indebida puede deformar, debilitar y desplazar los discos.

Si el disco sólo está deformado se considera protusión. Cuando el núcleo del disco rompe el anillo fibroso que lo rodea se considera hernia.

¿ Sabias que…? Nuestros discos pueden estar degenerándose prematuramente sin darnos cuenta ya que no hay nervios en el núcleo que puedan percibir y transmitir dolor. De esta manera podemos tener una hernia discal y no saberlo hasta que el disco interfiere en el funcionamiento nervioso.

Son varios los factores que pueden causar una hernia discal. Lo menos habitual es por un traumatismo severo. Lo más habitual es una mala mecánica de la columna vertebral que junto con movimientos repetitivos y/o malas posturas lesionan los discos.

¿Cómo se comporta el disco según el movimiento?

Es muy importante controlar los movimientos que realizamos y / o las posturas que adoptamos, ya que una mala postura de forma continuada o movimientos bruscos o forzados de forma repetitiva pueden dañar nuestros discos intervertebrales.

  • Si al disco se le imprime presión en su zona central, la presión se reparte por igual y éste se deforma homogéneamente sin dañar los discos.
  • Si el disco está lesionado y existe una zona debilitada o dañada, una presión elevada puede también llevar a una protusión.
  • Este movimiento simula una torsión del disco en un giro del tronco: girar las dos vértebras entre sí, también puede llegar a generarse una hernia discal. Al enrollarse las fibras, aumenta la presión sobre el disco y éste se puede herniar en la zona más dañada.
  • Si se ejerce la presión por su parte anterior, el núcleo del disco se desplaza hacia la parte posterior formándose protusión o hernia discal.
  • Si al conjunto vertebral se le imprime una presión en la parte anterior y un giro de vértebras, se genera una hernia de mayor dimensión.

Los beneficios de la Quiropráctica

  • La quiropráctica cuida del funcionamiento del Sistema Nervioso a través de la columna, esto hace que al eliminar las subluxaciones vertebrales y quitar la presión sobre los nervios nuestra columna esté más móvil y funcionando de forma adecuada lo que hace que nuestras vértebras y discos sufran menos degeneración. A diferencia de las soluciones tradicionales, la Quiropráctica no se centra en aliviar el dolor provocado por las hernias discales sino que busca tratar el origen del problema para evitar que empeore y ayudar a que se regenere.
  • La quiropráctica alivia la presión sobre discos y nervios pinzados.
  • Corrige la curvatura de la columna
  • Ayuda a prevenir y a regenerar los desgastes y degeneraciones de la columna vertebral.

¿Que ocurre si ya tengo una hernia, puedo recibir tratamiento quiropráctico?

Si ya tienes una lesión en uno o varios discos, ya sean protusiones o hernias discales no sólo puedes sino que es muy recomendable que acudas a un centro quiropráctico, para revisar que tu Sistema Nervioso está funcionando cómo debe para ayudar a tu cuerpo a regenerarse y recuperarse de las lesiones que tienes.

¿Si estoy operado, es seguro seguir un cuidado quiropráctico? ¿Puedo recibir ajustes quiroprácticos?

Si ya estas operado, ya sea por fijaciones, por secado del disco, o has seguido tratamientos con ozonoterapia o similares, puedes recibir cuidados quiroprácticos. El quiropráctico te pedirá que le traigas las resonancias y radiografías que te hicieran después de la operación para comprobar el estado de la columna tras la cirugía y actuar de forma eficaz y segura sobre las subluxaciones que tengas.

Una vez que empieces con el cuidado tu columna se volverá más estable, con menos bloqueos y mejor y más armónico funcionamiento, lo que repercutirá de manera positiva en la regeneración y mantenimiento de tus hernias /protusiones  y a la vez evitará que puedan dañarse más discos.

Recibir cuidados quiroprácticos es la mejor forma de prevenir lesiones y de ayudar a nuestro cuerpo a recuperarse de las que tengamos.