Posture Pro: Análisis de la Potura

La postura es una parte esencial de la salud de nuestra columna y de toda sus estructura (tanto osea como muscular).

La postura debe empezar a cuidarse desde pequeños. Tener una buena postura no es sólo cuestión de apariencia, sino de habito saludable en nuestro día a día, ya que de esa manera tu cuerpo tiene que hacer “menos esfuerzos” y evita en mayor medida las lesiones.

Qué es una buena postura?

Siempre hemos escuchado que “Una buena postura ayuda a prevenir problemas de espalda”- asi que la postura sirve como una ventana a traves de la cual podemos ver como esta funcionando el cuerpo.

Se dice que una postura es correcta cuando, estando de pie, todo está equilibrado (las curvas de la columna son las adecuadas, tenemos la cadera nivelada y nuestra cabeza esta perfectamente alineada con el resto de nuestro cuerpo).

En el día a día nuestro cuerpo se dobla, flexiona, balancea y hace muchos otros movimientos o posturas. Si no se realizan éstas de forma correcta nos pueden perjudicar- de manera importante- nuestra salud.

¿Qué es una mala postura?

El cuerpo es capaz de asimilar una mala postura durante tiempo y a la misma vez carecer de síntomas, lo que no significa que exista una buena salud, y mucho menos una postura correcta.

Lo que en realidad parece un simple hábito puede convertirse en un problema importante y preocupante para nuestra salud, por eso es importante analizar lo que es una mala postura e intentar mejorarla.

Ya sea por un sobreesfuerzo , por estrés… éstos pueden provocar subluxaciones vertebrales y esto a su vez deriva en diversos problemas de salud.

El problema no es adoptar una mala postura de vez en cuando, sino que esto supone un problema cuando la mala postura es continuada ya que afecta de forma negativa al correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, pudiendo desembocar en problemas de salud importantes.

Una mala postura repercute negativamente en los músculos y ligamentos de la columna, así como en nuestro sistema nervioso, pero no sólo ahí sino que puede llegar a afectar sitios mas alejados a lo largo de todo nuestro cuerpo, aunque pueda parecer que éstos no están relacionados.

Si nuestra postura ¨habitual” es mala, notaremos que el cuerpo esta desequilbrado. Podemos tener sobrecarga de hombros, tener el pecho hundido o un abdomen protuberante, o limitar el movimiento de la columna.

En el análisis de postura que hacemos en la primera visita y posteriores revisiones se detectan los desniveles que puede haber a nivel de hombros, de cadera así como de los ejes centrales. Tanto en el análisis de la postura  frontal como en el lateral. También se detectaran cómo son las curvaturas y el tipo de postura que adoptamos. Todo esto nos ayuda a entender cómo está trabajando tu sistema muscoesquelético y cómo afectan las subluxaciones a tu postura.