Los ajustes

AJUSTE CERVICAL EN NUESTRA CONSULTA

El ajuste vertebral específico puede definirse como la aplicación de una presión precisa en una dirección determinada con el objetivo de corregir un desalineamiento a nivel articular o vertebral.
Una vértebra en posición incorrecta puede alterar la función el nervio impidiendo así el funcionamiento normal de los músculos, tejidos u órganos que éste inerva. Lo que se consigue con los ajustes es restaurar el flujo nervioso y restablecer el funcionamiento óptimo del sistema.
Cuando una vértebra se encuentra sublevada, los músculos y tejidos conectados al nervio afectado por ella se acostumbran a esa posición incorrecta y tienen la tendencia a repetir el desalineamiento. Es por ello que los ajustes deben ser repetitivos hasta que el sistema pueda adaptarse a los cambios sufridos y asentarse en la nueva posición.
Durante el ajuste puede producirse un pequeño ruido característico, que es consecuencia del movimiento de la articulación dentro de su cápsula, en la que se encuentran gases que al ser movidos producen este ruido. Haga ruido o no el movimiento de la articulación, no es indicador de su calidad.
El “arte” del ajuste requiere precisión, habilidad y velocidad más que fuerza. La mayor parte de las técnicas de ajuste enfatizan la aplicación de una presión suave y concreta y un mínimo de fuerza.