Paciente Nuevo

¿Que tengo qué hacer para que el quiropráctico me revise mi sistema nervioso?

Lo primero que tienes que hacer es  pedir que te reservemos una cita para la reunión previa, (lunes a las 19:00 o miércoles a las 16:00) en el ella el quiropráctico nos explica qué es la quiropráctica y cuál es el cometido de un quiropráctico (acudir a esta reunión es un requisito imprescindible para poder reservar tu cita). Una vez termine podrás reservar hora en recepción para realizarte el examen de tu sistema nervioso, ene se momento te daremos un historial para que lo rellenes en casa y un volante para que hagas unas radiografías.

El día que realicemos el examen quiropráctico estarás aquí durante una hora aproximadamente. Deberás traer cumplimentado el historial que te dimos y las radiografías.

Te pediremos que 48 horas antes no tomes ningún tipo de medicación (analgesicos, antiinflamatorios, relajantes musculares, pastillas para dormir…etc..) si tienes alguna duda sobre cualquiera que estés tomando pregúntanos. Es importante que durante estos dias antes bebas más de 2 litros de agua (si habitualmente tomas medicación) para tener el cuerpo lo más depurado posible. El motivo por el cual no puedes venir medicado es porque las pruebas que hacemos miden el funcionamiento de tu sistema nervioso y la medicación lo altera, lo cual modificaría los resultados y por lo tanto los cuidados.

Cuando acudas a la consulta si tienes radiografías o resonancias puedes traerlas, cuanta más información tengamos mejor podremos ayudarte.

Una vez llegas a la consulta te haremos una medición cervical con el termógrafo y a continuación pasarás con una de las asistentes del quiropráctico a realizar la primera parte de las pruebas.

Estas pruebas son sencillas y no invasivas. Te haremos un electromiograma de contacto, una termografía de espalda completa, una foto para analizar tu postura, mediremos tu rango de movilidad tanto cuello como de cintura, tomaremos la tensión, la saturación de oxigeno, grasa corporal, agua, masa ósea y masa musculas además de una medición de tu sistema nervioso autónomo y te pediremos que hagas determinados movimientos

Tras esta parte con una de las asistente, entrará el quiropráctico y completará las pruebas  para saber donde están las subluxaciones vertebrales que son las causantes del mal funcionamiento de nuestro cuerpo.

Durante todo el proceso te daremos información y siempre te explicaremos todo lo que estamos haciendo y el porqué lo hacermos.

Con todas estas pruebas te elaboramos un informe y te citaremos para recogerlo en un breve espacio de tiempo. A partir de recoger ese informe es hora de empezar con tus cuidados quiroprácticos.

Siempre estaremos a disposición vuestra para resolveros las dudas que tengais. Recuerda que durante los ajustes el quiropráctico tiene en sus manos tu sistema nervioso, no es el momento de contestar dudas, para eso tienes a sus asistentes que están formadas para poder ayudaros en cualquier momento.