Tom

tom

Nací y crecí en un pequeño pueblo de Holanda y una gran parte de mi infancia la pasé en una cancha de tenis. Ponía toda mi energía en perfeccionar mi técnica y comprender este deporte. Desafortunadamente, la perspectiva de llegar a ser tan bueno como Roger Federer y Rafa Nadal no era buena, así que poco después de empezar el colegio decidí que quería ser quiropráctico.

Después de terminar la enseñanza secundaria me independicé y comencé mi viaje en el Reino Unido para convertirme en quiropráctico. Durante los cuatro años que pasé en el Anglo-European College of Chiropractic adquirí una sólida base en el conocimiento del cuerpo humano y su funcionamiento. Me matriculé en la escuela de quiroprácticos sin haber recibido nunca cuidado quiropráctico ni conocer los éxitos de este cuidado como los que vemos aquí en nuestra consulta, así que cuando descubrí “la belleza de la quiropráctica” supe que era esto a lo que me quería dedicar.

Llevo en Xixón desde junio de 2015 y en Asturias me siento como en casa. Cuando no estoy degustando un cachopo en una sidrería (toda una nueva experiencia para los Nórdicos) puede que me veáis por la ciudad en mi patinete con la camiseta del Soporten puesta.

La filosofía en la quiropráctica, lo mismo que en la vida, representa los cimientos que llevan a la comprensión de la fisiología humana y como consecuencia de nuestra práctica, que es la detección, el análisis, y la corrección de la subluxación vertebral. La filosofía es rica en muchos conceptos e ideas y siempre intenta incorporar e integrar éstos creando una visión de la realidad más completa. Estoy centrado en el estudio de estos conceptos y de cómo se aplican en situaciones de la vida real. Lo que yo entiendo que es la esencia del papel que desempeña nuestro equipo y la quiropráctica a la hora de guiar a nuestros pacientes por el camino del bienestar, se resume más abajo.

Un fuerte abrazo,

Tom

-When day dreaming about an ideal world…

“La belleza de la quiropráctica consiste en que funciona por medios naturales. No pone nada nuevo dentro de nuestro cuerpo ni quita ninguna glándula u órgano. La quiropráctica simplemente libera fuerzas vitales dentro de nuestro cuerpo, canales de energía en los nervios y permite que la naturaleza haga su trabajo de manera normal.”

-BJ Palmer- Desarrollador y Filósofo de la Quiropráctica